miércoles, 17 de noviembre de 2010

Cuidado, que vienen curvas

El siguiente cuadro de mi colcha de patchwork introducía un elemento que no me pareció tan tremendo hasta que recorté las piezas y procedí a intentar coserlas.

El elemento eran las curvas. En la fotografía podéis ver a la derecha el detalle de las plantillas de plástico que dibujamos y luego recortamos, la traslación de la forma a la tela añadiendo 0.5 centímetros al exterior del perímetro y la posterior pieza ya recortada. Bueno, antes de seguir, confesaré que de este cuadro no he recortado ni una sola pieza, ya que el primer intento fue tan desastroso (en mis curvas no había más que aristas) que elAbogado se ofreció a recortarlas él. Sí, ya sé, es vergonzoso...

Cuando ya las tuve todas recortadas me di cuenta que lo peor no había sido eso, lo peor iba a ser coserlas. Y es que si unes las dos curvas del derecho, encajan perfectamente, pero si superpones las dos piezas del derecho, para poder coserlas, verás que cada curva va a su rollo. Así que para poder coseras debes sujetar primero con alfileres los lados rectos y luego ir estirando la curva para coser. Sólo diré que unir las dos primeras piezas me llevó 50 minutos...

Aquí las ocho primeras. Os daréis cuenta que las fotografías tienen un aspecto como de penumbra... y es que empecé a coser al atardecer y acabé a las tantas...

La mitad del cuadro cosido y con todos sus intersecciones casadas a la perfección. Con tantos cuadraditos como tiene este ejercicio las posibilidades de error se multiplicaban terroríficamente... El resultado final, en unos días.

2 comentarios:

diplodoc dijo...

Uff, qué difícil, no? Estoy deseando ver el resultado final!

Iris dijo...

Al principio se hizo muy difícil, pero al cuarto cuadradito ya le cogí el truquillo. Supongo que ahora será igual con cada ejercicio...